quinta-feira, 9 de setembro de 2010

Cómo Se Usa Una Esclava?



Vemos demasiados Danpenas (*) diciendo cosas como...

“¡Perra despreciable! Estás para ser degradada...”

“Yo te mantendré en una jaula y te azotaré diariamente...”

“Yo te torturaré para exhibir tu sufrimiento...”

“Yo te daré dolor más allá de lo que puedas imaginar...”

“Yo te entrenaré como a un perro... como la perra que eres...”

“Yo te despersonalizaré para hacerte esclava...”

...¿están locos o qué?



Por desgracia, parece que estas son — al menos, hoy en día — las frases asociadas con “ser un Amo”, puesto que vemos demasiados avisos y comentarios de ese tipo y — a pesar de haber claramente declarado que nosotros no proporcionamos Esclavas — hemos recibido demasiados eMails de Danpenas(*) que — en base a lo que pusieron en sus Mensajes — parece que pensaron que lo mejor que podían ofrecer para demostrar que eran “buenos Amos” era “azotar y degradar diariamente” a las Sumisas que aceptasen convertirse en sus Esclavas.

Enfrentado a toda esta tontería, pienso que es tiempo de dejar las cosas en claro...

Si llevamos las cosas al extremo, podríamos aun comparar a una Esclava con una mascota... y asumimos que Ud. no obtenga una mascota para torturarla y golpearla; si fuese así, Ud. estaría definitivamente enfermo y debería ir a conseguirse una buena camisa de fuerza. No, una mascota está allí para ser mimada (puesto que no llamaremos “mascota” a un perro de ataque, ni compararemos a una Esclava con éste); la imagen aquí es el de una simpática perrita faldera, siempre ansiosa de acurrucarse cerca de su Amo para recibir sus caricias) y es de lo más placentero el sentir su lealtad y amor.

Por otro lado, si alguien prefiere definir a una Esclava como un “objeto” (ni siquiera una persona), podríamos recordar que Aristóteles definía a los Esclavos como “herramientas inteligentes”... y aquí, nuevamente, debemos mencionar que uno no se toma el trabajo de obtener una herramienta costosa (como un computador) solamente para malograrla pateándola de un lado al otro. Verdaderamente, la imagen de un Amo griego o romano gastando una cantidad significativa de plata en una esclava atractiva y disfrutable para entonces malograr su piel llenándola de moretones y cicatrices del látigo, sólo encaja en la ignorante y enferma mente de un productor de Hollywood vendiendo carne a los enfermos y hambrientos de sexo.

De modo que, incluso si fuésemos a ver las cosas como acabamos de describir, uno tendría que estar muy enfermo — y ser muy estúpido — para ponerse a dañar su Posesión más valiosa. Habiendo dicho esto, queda una pregunta: ¿Dónde y cómo llegaron a enredarse tanto las cosas...? Ciertamente, la confusión moderna — creada por el mal uso de los términos y alimentada por la (demasiado usual) exageración de los medios — tiene mucho que ver con el término “BDSM” (vea nuestro Artículo al respecto), pero las razones principales son el individualismo extremo y el buscar ahogar la realidad en una avalancha de crudas — pero intensas — sensaciones.


El Individualismo, al centrarse sobre uno mismo, siempre tiende a hacer que uno olvide a los demás y no ayuda — en lo más mínimo — para lograr una mejor comprensión o una sociedad más compasiva. Mientras que un poco de Individualismo puede hasta ser útil en esta moderna sociedad en que la gente parece no estar dispuesta a pensar por sí misma (a pesar de decir que lo hacen), cuando es llevado al extremo — como es llevado hoy en día — significa la negación de la sociedad, convirtiéndola en un montón de gente egoísta que intenta usar a todos los demás y dar lo menos que puedan. Y las sociedades se construyen no sólo sobre las diferencias y necesidades... son construidas sobre la comprensión de que nos necesitamos los unos a los otros y deberíamos, por tanto, preocuparnos los unos por los otros puesto que todos juntos formamos ese gran cuerpo que llamamos Humanidad (el cual tiende a ser olvidado).

Aun en D&S, a menos que uno reconozca que debe haber una relación humana entre uno y los demás — tanto con sus propias Esclavas como con otros Amos y sus Esclavas — uno terminará rodeándose con gente “usable” (para ser explotada y descartada)... y, sin embargo, esa persona vivirá — y morirá — en una soledad horrorosa. Adicionalmente, al relacionarnos con otros, desarrollamos e incrementamos nuestra propia humanidad mientras aprendemos nuevos modos de relacionarnos con — y, por qué no, de disfrutar de — nuestras propias Esclavas (y todas las demás personas). Es por eso que elegimos formar la Sociedad LoveChains... una Sociedad en todo sentido, donde nos relacionamos en forma positiva y nos preocupamos los unos por los otros para desarrollar nuestro Eros (Sentido del Placer) y nuestra Humanidad para disfrutar mejor.

Por otro lado, hemos mencionado la presente desesperación por sensaciones cada vez más intensas... Esta “vida extrema” significa no sólo mantenerse constantemente emborrachado con nuevas sensaciones, también significa aturdir nuestra conciencia y nuestra razón con sensaciones tan intensas que borrarán cualquier otra cosa... y esto es ponerse incluso por debajo del nivel animal (puesto que los animales sí siguen sus instintos naturales que les sirven de freno). El buscar lo “extremo” es — muy usualmente — sólo un modo de escapar de nuestras responsabilidades al enfrentar la realidad... tal como las borracheras o las drogas, sólo que “socialmente aceptable” (y hasta a veces alabado dado que el tipo “extremo” puede fácilmente ser confundido con un héroe en nuestra tan moderna — y tan ignorante — sociedad).

Pero el “vivir al extremo” tiene un efecto adicional... produce un embotamiento de los sentidos. Si nos acostumbramos a altoparlantes descomunales lanzando sonidos “extremos” estridentes y chirriantes (que algunos se atreven a llamar música) no podemos ya escuchar los suaves y dulces sonidos de los pájaros cantando o una Esclava gimiendo de placer. Y esto nos lleva a un círculo vicioso donde estaremos necesitando más y más... y, sin embargo, nunca nos encontraremos satisfechos. ¡Eso es estúpido! ¡Hasta para ser egoísta, uno debería ser inteligente! Mientras más nos sumergimos en lo “extremo”, menos cosas disfrutables nos dejamos, y así nos estamos negando el mismo Placer que decimos buscar.

Por supuesto, en D&S — y no en S&M el cual, si es realmente tal, es neurótico y enfermo — no hay lugar para tal individualismo ni para la desesperación por lo extremo, puesto que la verdadera Relación Amo/Esclava — si va a ser realmente una Relación — está basada en mutua confianza y dar, siendo, por tanto, una forma más alta de Amor. No hay, por tanto, lugar para quienes dicen que una Esclava no está para ser amada sino para ser usada como un objeto y azotada como un animal (?). No... hasta a un animal — una mascota — lo amamos y cuidamos, a menos que nos hayamos vuelto bestias egoístas incapaces de ningún sentimiento humano. No hay lugar — o, al menos, no debería haber ningún lugar — en D&S para la “animalización” u “objetificación” de una Esclava, puesto que ella dejaría de ser una Esclava... Me explico: si se lograse eso, ella se convertiría en un animal o un objeto que valdría mucho menos que una mujer (y su dueño se habría estafado a sí mismo, convirtiendo oro en plomo).

La perfecta Relación Hombre-Mujer es la de la Esclava y el Paladín... La Esclava se rinde completamente al Paladín, quien entonces asume completa responsabilidad sobre ella. De este modo, la Esclava entrega su vida a un Amo que está dispuesto a dar su vida por ella... y se logra el equilibrio perfecto. Si el Amo no está listo a dar su vida por su Esclava, él no sería un Paladín... sería tan sólo un Esclavista egoísta buscando más ganado para sus más bajos apetitos. No... un verdadero Amo debe ser un verdadero Paladín.

Y esto no son simplemente palabras bonitas en una teoría imaginativa... ¡funciona! Nosotros lo hemos probado por años y podemos decir que es de lo más satisfactorio (y dura una vida). Por supuesto, las recompensas no se hacen esperar... la cama siempre cálida y satisfactoria, el baño sensual (algunos casi hemos olvidado cómo jabonarnos solos), el servicio constante, la buena compañía cuando uno quiere salir (puesto que una Esclava es una mujer que siempre lo hace lucir a uno como un rey), las “cositas extra” cuando uno disfruta a otra (no sólo calentando a la otra mujer, sino lamiendo suavemente los testículos mientras uno penetra a la otra), el despertarse cada día teniendo a los pies a una mujer fiel que sabemos que permanecerá a nuestro lado para siempre, y tantos pequeños detalles que enriquecen la existencia de un Amo que supo conquistar (y conservar) a una verdadera Esclava.

(*) sig = dar pena, ter dó



(Texto Retirado de um site Espanhol)


2 comentários:

SrtA. L. disse...

Está muito lindo seu blog, SR!!!

Sei que ando sumida, mas os estudos me consomem...

espero que entendas...

Beijo carinhoso com meus respeitos...

;P

Claudio Elias Do Nascimento disse...

Muito bom